Espere por favor
  • Laterales la maxima diciembre

    Laterales la maxima diciembre

  • Laterales la maxima diciembre

    Laterales la maxima diciembre

¿Te atreves? Kink Yoga: la forma atrevida de hacerlo gritar.

Existen muchas formas de sentir placer, a algunas personas las excita mirar películas XXX, otras prefieren el sexo convencional, muchas adoran hacer el amor con más de una persona al mismo tiempo, y otras buscan que los azoten y les hagan sentir dolor, lo cual les causa muchísimo placer.

¿Qué pensarías si te contamos que hay un tipo de yoga que se fusionó con las prácticas sadomasoquistas? La disciplina en cuestión se llama Kink Yoga y ya es practicada por mucha gente.

¿Qué es el kink yoga?

Básicamente se trata de personas que practican poses de yoga mientras son azotadas por alguien que especialmente se dedica a ello y sienten mucho placer.

En una clase de kink yoga puedes ver poses tradicionales como la del perro boca abajo, el tablón, la pose del cuervo o la pose del árbol. Esto no es lo raro, lo que sucede luego es mucho menos convencional porque otra persona es la encargada de golpearlo con un látigo en la espalda o en las nalgas.

Quienes lo practican aseguran que se sienten liberados y que cualquier cosa que hagan en ese momento es válida. No es raro ver hombres disfrazados de mujer disfrutando de una <> sesión de kink yoga.

Su creadora llamada Anna, vive en Sydney, Australia. Ella asegura que muchos de sus clientes la visitan para dejar de sentir dolor por tratamientos de enfermedades como el cáncer y asegura: <>.

  • ¿La conoces?: La hipoxifilia, un práctica sexual que no todos resisten

¿Todos pueden practicar el kink yoga?

Practicar o no kink yoga dependerá de los gustos de cada uno. Si tienen la suficiente fuerza de voluntad para mantener una pose de yoga durante el tiempo necesario mientras otra persona lo azota o tiene actitudes masoquistas entonces, ¡adelante!

Las clases de kink yoga son una forma de comenzar a conectarse con personas con el mismo gusto por el fetichismo, las cadenas, los azotes y todo tipo de actividad que para el común de la gente es muy extraña. En ese lugar quienes acuden aseguran que no sienten ningún tipo de rechazo por parte del grupo.

¿Qué opinas? ¿Te sientes atraído por este tipo de práctica sexual?

¿Qué te parece fusionarla con el yoga?